×
×
Red Internacional

El ocultamiento o la demonización de la protesta, un clásico en tiempos de ajuste. Editorial de “El Círculo Rojo”, programa de La Izquierda Diario que se emite todos los jueves de 22 a 24 por Radio Con Vos, 89.9.

Escuchá esta nota
Jueves 11 de agosto | 23:24
  • Es casi una ley que en los momentos en los que se inicia una profundización de políticas de ajuste, en paralelo comiencen campañas mediáticas de ocultamiento o demonización de quienes resisten.
  • Al margen de las medidas paliativas (como el bono a los jubilados y jubiladas) la hoja de ruta de Sergio Massa, el nuevo superministro, es claramente hacia el ajuste .
  • De hecho, los modelos internacionales que toman como ejemplo de lo que llaman “planes de estabilización” u “ordenamiento” son de partidos o referentes que aplicaron ajustes severos en sus respectivos países. En algún momento, los massistas fantasearon con Fernando Henrique Cardoso y su Plan Real (un menemismo a la brasileña) y ahora hablan de Shimon Peres, ex Primer Ministro de Israel y responsable del llamado “milagro israelí”, otro plan de ajuste aplicado por el viejo dirigente del laborismo y la derecha de ese país en 1985 —en una especie de gobierno de unidad nacional- y diseñado en conjunto con técnicos norteamericanos. Las gargantas profundas del massismo del off dicen que Massa tiene en su celular un fragmento de la serie que ahora se proyecta en Netflix sobre la vida de Shimon Peres, precisamente la parte en la que en una reunión de 36 horas, les dice a sus ministros que si no aplican los recortes les exigía: “Los echo a todos”. Es decir, no quedan dudas de hacia dónde quieren ir.
  • Esta semana hubo dos manifestaciones contundentes contra las políticas de ajuste. En realidad, fueron tres si contamos la movilización y asamblea en Rosario contra las quemas de las islas frente a la ciudad, motorizadas por la rienda suelta que tienen los empresarios y propietarios de tierra. Por eso una de las principales demandas que se impulsa es la ley de humedales. Y tiene que ver con la parte del ocultamiento porque si bien, tuvo alguna cobertura en los medios nacionales, no fue a la altura de lo que se merece.
  • Las otras dos acciones fueron el paro y las marchas docentes en todo el país y la movilización de los desocupados y desocupadas nucleados en la Unidad Piquetera.
  • Cientos de miles de docentes pararon y protagonizaron grandes movilizaciones en Mendoza, Neuquén, Santa Fe y Chubut. En Mendoza el paro masivo había comenzado el lunes y culminó el miércoles con una multitudinaria movilización de 30.000 personas por el centro de la ciudad. En Santa Fe, 10 mil docentes, trabajadores de la salud, estatales marcharon en la ciudad capital. En Neuquén, los docentes marcharon a la Casa de Gobierno. En Chubut tenía el condimento del rechazo a la condena a Santiago Goodman -ex secretario general de la ATECH- por las protestas que se desarrollaron en la Legislatura y Casa de Gobierno durante la lucha docente de 2019. Y este reclamo estaba entre las demandas del paro nacional.
  • Y, bueno, las llamadas “organizaciones sociales” que conformaron la Unidad Piquetera se movilizaron y acamparon en Plaza de Mayo en reclamo de la apertura y el aumento de los programas sociales, un bono de emergencia de $20.000, un salario mínimo de $105.000, así como la generación de trabajo genuino.
  • ¿Cómo fue el tratamiento de estos hechos en los principales medios?
  • Sobre el paro docente, en vez de ir a las razones profundas de una huelga que en parte se explicaba sola por su misma contundencia, se ponía en debate si no era “exagerado” un paro nacional por la condena a un dirigente de Chubut. Escuché periodistas que decían que desconocían el caso, pero que si hubo una sentencia judicial había que respetarla. Como si el Poder Judicial de este país no demostrara su parcialidad clasista a cada paso. Y además, largas disquisiciones morales sobre “los chicos”, la necesidad de que estén en las escuelas y las condiciones de la Educación. Como si el salario docente no fuera la condición esencial de una educación más o menos digna.
  • Por otra parte, en el contexto de los cortes y movilizaciones en la ciudad de Buenos Aires, asistimos a todo un acting del Gobierno porteño por el caso de una persona que quiso pasar medio de prepo con su auto sobre los manifestantes, fue detenido y luego el comisario y el agente que lo habían detenido fueron removidos o directamente despedidos. Esta persona fue presentada como una pobre víctima, casi un ángel (calzaba justo el physique du rôle de este jóven, digamos todo) que fue mostrado como acechado por los “violentos piqueteros” que “transforman la ciudad en un caos”.
  • Es curioso, porque nunca vemos a movileros persiguiendo exaltados a los transeúntes o a los automovilistas para preguntarle ¿Qué opina de que Molinos Río de la Plata haya triplicado ganancias en 2021 gracias a la inflación y superó los $5.100 millones mientras esta gente no tiene para comer? Por ejemplo. Y esto se puede aplicar a cualquier alimenticia, como antes a las farmacéuticas, o los bancos o a los dueños de la tierra.
  • Sin embargo no, en el discurso mediático se invierte la carga de la prueba. Se oculta o se demoniza, se juzga con el dedito levantado a las consecuencias sin ir a las causas; se ataca a los despojados con mil veces más saña que a los saqueadores.
  • Pero, decíamos, nos es nuevo. Ya en el año 2004, el filósofo León Rozitchner escribía un pequeño artículo sobre la cuestión y decía: “¿Se dio vuelta el mundo? Los criminales, los cómplices impunes de los crímenes del pasado, ponen nuevamente la muerte en los hambreados que luchan, sobre cuyas huellas asentaron su poderío: quieren que se imponga la ley y se reprima a sangre y fuego para gozar sin estridencias de los bienes del despojo. No quieren que los gritos cundan. (…) Coinciden en que deben limitarse las quejas sonoras y audibles, los obstáculos por medio de los cuales la protesta puede expresarse. Quieren una protesta sin ruido, una acción sin presencia, una existencia sin huella: una protesta que no exista como protesta.”
  • Hoy como ayer, frente a un ajuste evidente hay que reivindicar el derecho a la protesta, al ruido, a la presencia, a la existencia y a la acción.



Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias