×
×
Red Internacional

En la comunidad Pluma Blanca denuncian el envenenamiento y sustracción de animales, una violencia más que se suma a los hechos brutales que sufre esta comunidad indígena.

Sábado 28 de agosto | 23:10

Luego de la conferencia de prensa del pasado sábado, donde los integrantes de la Comunidad Pluma Blanca recibieron la solidaridad de otras comunidades originarias de la provincia y de otros puntos del país, de organizaciones sociales y ambientales y de referentes políticos como la concejala (MC) Laura Vilches del PTS, los hechos de violencia que esta comunidad sufre desde hace años no cesaron.

En dicha oportunidad, denunciaron todo tipo de atropellos que vienen sucediendo desde 2013, que se acrecentaron en los últimos 4 años. Entre los hechos más brutales, denuncian la violación de una de las mujeres de la comunidad, así como el secuestro de una de las niñas de la familia López, así como ataques a balazos sobre la casa donde la familia reside. Estos hechos, denunciados y nunca investigados a fondo, se combinan con la matanza y robo de animales, incendios intencionales, patoteadas e irrupción de personas no autorizadas en los territorios.

El último hecho de inusitada gravedad fue el descubrimiento de material explosivo de fabricación militar (gelamon) en uno de los muros de la casa, cercano al sistema de calefacción y garrafas de gas. La denuncia fue radicada en la justicia federal.

Te puede interesar: Amenazas de muerte a Comunidad Comechingona de Candonga

La abogada de la familia, Natalia Bilbao, señala que el hostigamiento proviene de familias que alegan “derechos posesorios”, un derecho de la instancia civil y privada, mientras que aquí corresponde aplicar la ley 26160, Código Civil , así como los tratados internacionales que hacen prevalecer el derecho indígena de los pueblos preexistentes y la propiedad comunitaria.

Es evidente que la organización de las comunidades originarias de los pueblos comechingón, sanavirón, camiare, rankulche y la unidad solidaria que se empieza a tejer, junto a organizaciones políticas, sociales y en defensa del ambiente molesta y afecta los intereses de los sectores económicos que están detrás de los ataques. Por ello, la comunidad volvió a sufrir un ataque con objetivo de amedrentar: uno de sus perros fue envenenado y les sustrajeron tres caballos.

Te puede interesar:Laura Vilches exigió el reconocimiento efectivo de los derechos indígenas en Córdoba




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias