×
×
Red Internacional

Petroleros.Francia: paro general en las refinerías de Total en la región de Normandía

Tras el anuncio de la venta de una de las unidadades de la refinería de la región de Normandía- en la ciudad de Le Havre- vendida por Total Energies a Air Liquide, toda la plataforma se declaró en huelga para protestar contra lo que podría conducir a un deterioro de las condiciones de trabajo y falta de seguridad.

Sábado 18 de septiembre | 12:09

Esta semana ha comenzado una huelga en la refinería de la región de Normandía perteneciente a "Total Energies" y ubicada en Seine-Maritime. Una refinería histórica que actualmente produce hasta 12 millones de toneladas de crudo al año y que es la mayor refinería de Francia y una de las primeras a nivel europeo. Hablamos con un huelguista y secretario sindical de la CGT, Alexis Antonioli.

Total ahorra dinero en seguridad: los trabajadores responden con una huelga

Por lo tanto, nos explicó que el martes tuvo lugar una presentación anunciando una “asociación” entre Total Energies y Air Liquide. Este último consistiría en la venta de la unidad “SMR” (N.R.: proceso que se conoce como reformado con metano y vapor de agua) de la refinería, con el objetivo de “descarbonizar” una unidad de producción de hidrógeno por reformado de vapor de gas, que produce 255 toneladas diarias.

Detrás del término sociedad, en realidad es una venta, que, como explica Alexis: "es una novedad. De hecho, esta es la primera vez que venden una unidad a otra empresa que consideraban hasta no hace mucho como competidora".

A pesar del tono tranquilizador de la gerencia, quedó claro para los trabajadores de la refinería que esta toma de control solo empeorará sus condiciones de trabajo y su seguridad.

Poco después de esta presentación, se declararon en huelga: Alexis menciona "una tasa del 80% de huelguistas, provenientes de toda la refinería, incluso los que no trabajan en la unidad en cuestión. En 10 años de activismo, nunca había visto una tasa tan alta".

Con la venta a Air Liquide: "habrá menos personal para garantizar nuestra seguridad".

Según Alexis: "esta compra afectará la seguridad de los trabajadores y, en consecuencia, la vida de las personas que viven alrededor de esta refinería. Actualmente, la seguridad de esta unidad es monitoreada las 24 horas del día por los refinadores que se turnan con una rotación de 3x8. Con la nueva organización, solo habrá un operador por día, por lo que dejará la unidad vacía dos tercios del tiempo. Si bien la gerencia de Air Liquide nos asegura que los sensores realizarán esta tarea, la remoción de personal capaz de realizar maniobras rápidas en caso de falla del sensor agrava el riesgo. Podemos ver claramente que los recortes de personal van en detrimento de la seguridad del sitio".

Y continúa contándonos: "Se supone que el sistema de sensores es funcional, no es infalible: durante un incendio el 11 de diciembre de 2019, hubo una fuga, pero algunos sensores no enviaron la información al área de control".

Una refinería es un lugar de alto riesgo, y no es aceptable correr riesgos con la salud de los trabajadores y habitantes del entorno para ahorrar dinero.

Cuando hablamos de la falta de precauciones en sitios tan seguros, nos vemos obligados a mencionar la explosión de AZF en Toulouse que mató a 31 personas en 2001. Un paralelo que se dibuja con mayor facilidad cuando sabemos que AZF era una empresa externa, que operaba dentro de una fábrica que agrupaba varias actividades. Es exactamente el caso de Air Liquide dentro de la refinería de Normandía. Por lo tanto, los refinadores tienen todos los motivos para preocuparse por este proyecto, que podría generar grandes daños y afectar en gran medida sus condiciones de trabajo.

Obviamente, este proyecto de Total se desarrolla, como a menudo, en un contexto de "capitalismo verde". Esta "asociación" está de hecho justificada por el objetivo de descarbonización y, en particular, prevé "conectar una nueva unidad para la producción de hidrógeno renovable por electrólisis" . Según Alex, esta huelga, por tanto, no debe interpretarse como una posición de los trabajadores contra la descarbonización y contra la ecología. "Es falso y caricaturesco", explica.

Efectivamente, los trabajadores están a favor del proyecto de descarbonización, pero consideran que debe hacerlo la empresa directamente, sin pasar por un intermediario que recorta los estándares de seguridad.

La preocupación de los refinadores de la plataforma de Normandía por conciliar estándares de seguridad y medidas ecológicas, muestra toda la diferencia entre ellos y la gestión de la empresa: quieren conciliar precisamente los dos porque no están, como Total Energies, en la búsqueda de lucro, sino porque son los primeros en verse afectados por los riesgos industriales y la contaminación. Ellos y las poblaciones de la región.

Una preocupación por la cuestión ecológica proveniente de los trabajadores petroleros que no es muy diferente al caso de la refinería Grandpuits, que se declaró en huelga el pasado mes de enero ante la amenaza de 700 despidos, escondida por el mismo pretexto “ecológico”.

Como nos recuerda Adrien Cornet, Delegado de fábrica de la CGT y militante de Révolution Permanente (N.R: cuyo diario integra la Red internacional La Izquierda Diario), los trabajadores se han posicionado en busca de otras soluciones, verdaderamente ecológicas pero que no afecten sus puestos de trabajo.

Esta huelga también había permitido demostrar que eran, de hecho, los mejor situados para poder pensar en estas nuevas soluciones. Porque conocen su herramienta de trabajo cuando se la apropian, son ellos quienes pueden implementar concretamente la transición ecológica. Los huelguistas de Grandpuits han demostrado así que ante un período de crisis ecológica y económica, la clase obrera es la única capaz de vincular concretamente la lucha por la defensa del empleo y del medio ambiente.

Fuente de inspiración para los huelguistas de la refinería de Le Havre en Normandía, en una lucha que apenas comienza: Alexis nos explica que "la primera fase de la huelga apenas ha comenzado y que el plan de batalla queda por definir por los propios trabajadores.

Por lo tanto, brindamos todo nuestro apoyo a las refinerías en esta lucha, marcada por un índice muy alto de huelguistas. Supondrá arrebatarle a Total Energies y Air Liquide este proyecto, típico del "greenwashing", y detener el funcionamiento de la unidad SMR, que, como dice Alexis, es una “elección política de la patronal".




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias