×
×
Red Internacional

Como nunca estas elecciones ponen de manifiesto en Chubut la oposición de dos bloques políticos que expresan a dos clases sociales. De un lado, la continuidad de los partidos del ajuste y el saqueo, del otro, la necesidad de la unidad de la izquierda clasista y socialista.

Martín SaezDocente | Agrupación Marrón | Referente del PTS Chubut

Martes 13 de julio de 2021 | 12:45

La reciente reunión en Comodoro Rivadavia puso de manifiesto la unidad de intereses de los futuros competidores por las 3 senadurías y las dos diputaciones en juego en la provincia de Chubut. Convocados por Arcioni, desde Luque hasta Linares y Menna se reunieron para debatir la modificación de la Ley de Hidrocarburos que prepara el ejecutivo nacional a cargo de Alberto Fernández.

La preocupación no es para menos de parte de Arcioni. La posibilidad de afectar las regalías petroleras de la provincia con una ley de promoción para la explotación de yacimientos no convencionales que apunta a Vaca Muerta en detrimento del área del Golfo San Jorge, significaría una abrupta caída en los ingresos de la provincia que gracias a la política de endeudamiento crónico que impulsa el gobierno del ChuSoTo, deberá afrontar vencimientos de deuda por U$S 145 millones a partir del 19 de noviembre.

La estrategia de endeudamiento provincial ha significado la emisión de U$S 110 millones de nueva deuda en los últimos nueve meses sólo para pagar vencimientos de deuda. Pero desde la oposición la preocupación no es quienes pagarán los costos de esta deuda, sino asegurar pagarla para continuar con el endeudamiento crónico, que hasta 2030 tiene comprometidos pagos onerosos a los acreedores de la provincia.

Fernández mintió: la deuda se paga a costa del hambre del pueblo trabajador

Lo sabe Luque, que ve peligrar los ingresos por coparticipación en regalías municipales que financien su carrera hacia el 2023. Pero también la “oposición” legislativa del FDT, votantes dilectos de todos los endeudamientos de Acioni y, a nivel nacional, “pagadores seriales” de deudas ilegales y fraudulentas como la que está realizando el ministro Martín Guzmán al Club de París como parte de los acuerdos con el FMI, profundizando la “pesada herencia” del macrismo de la que nunca renegaron. Esto sin sonrojar a miembros de la misma coalición de gobierno que hablaron en campaña, y que hoy dejaron de lado, la necesidad de investigar esta deuda odiosa.

Lo saben también Menna y Cimadevilla, parte de la “oposición” de derecha que vienen de gobernar el país y hundirnos en la miseria. Aunque ahora busquen reflotar la insignia del radicalismo para despegarse del pasado reciente, destaca en el armado electoral Nacho Torres del PRO en Chubut, como una mancha indeleble, una más en el partido centenario.

Macri y el golpe en Bolivia: ¿qué se sabe hasta ahora y qué se debe saber?

Ninguno de estos candidatos puede hablar de manera categórica respecto a los problemas centrales de nuestra provincia. Mientras algunos agitan su repentina preocupación por la crisis hídrica, nada dicen de los responsables de ella, las empresas petroleras y los terratenientes, ni de quienes amenazan profundizarla, las empresas mineras. A contrario, el coro del falaz “desarrollo minero” atraviesa todo el arco político patronal, desde la derecha de Massoni, hasta el “progresismo” del FDT.

Lo más cerca de hablar del problema del agua, es a través de una “Renta Hídrica” que perpetúe los negociados con la generación de electricidad por parte de concesionarios de empresas privatizadas. La unidad de objetivos expresada en el conclave en Comodoro Rivadavia la semana pasada, es muestra de los intereses que defienden las coaliciones peronistas y cambiemita: los de las grandes multinacionales del saqueo y de la clase capitalista local, responsables de la decadencia nacional y la destrucción del ambiente desde hace más de cuatro décadas.

Renta Hídrica: Un proyecto que profundiza el legado neoliberal

Necesitamos una izquierda unida como tercera fuerza política nacional

Frente a la dramática situación económica, social y sanitaria que atraviesa el pueblo trabajador, desde el PTS hemos hecho el llamado a la unidad de la izquierda clasista y socialista para estas elecciones. Un llamado que no hace sino poner en el terreno electoral la unidad expresada en las calles contra el ajuste y la precarización laboral, contra el saqueo de los bienes comunes y la destrucción del ambiente, contra la represión y la criminalización de la protesta, contra la violencia patriarcal y la discriminación.

Es necesaria, y seguiremos insistiendo hasta el cierre de presentación de alianzas electorales este miércoles 14 de julio en la urgencia de este llamado para que, ante los partidos de la grieta, ante las opciones patronales que solo prometen más saqueo y más ajuste, haya una potente fuerza de izquierda que exprese la voz de las luchas y se constituya en una poderosa referencia para quienes se desilusionaron con el gobierno que votaron para echar a Macri. Porque la bronca con el gobierno de Alberto Fernández no puede ser capitalizada por la derecha rancia y asesina de Patricia Bullrich o Massoni, pero tampoco por quienes ahora se hacen los desentendidos después de más un año y medio de gobierno peronista de coalición diciendo cínicamente que después de la pandemia “seremos mas pobres”.

El gobierno asumió prometiendo pensar en los jubilados y eligió a los bancos, habló de empresarios “miserables” y nos hundió en la miseria, habló de expropiar Vicentín y salvo a esa patronal y tantas otras mientras nos recortó el IFE. El gobierno eligió, y eligió beneficiar a los mismos que se la fugaron toda durante el gobierno de Cambiemos.

Hoy que crece la desilusión, quieren borrar a la izquierda instalando la idea de que sólo hay dos opciones o, a lo sumo, resucitar algún competidor perdido como Randazzo para disfrazar este bipartidismo impuesto mediáticamente. Por eso es necesario que la izquierda golpee como un solo puño en estas elecciones como lo viene haciendo en las calles.

Desgraciadamente, a horas del límite para la presentación de alianzas electorales, Luis Zamora de Autodeterminación y Libertad y Manuela Castañeira del Nuevo MAS, continúan rechazando este llamado a la unidad, mientras Política Obrera de Altamira y Ramal han planteado un llamado a las PASO sin programa común.

Nuestro llamado a la unidad es también a los millones que han acompañado al Frente de Izquierda y los Trabajadores y, desde 2019, al FIT-Unidad, para poner en pie una gran campaña que ponga a la izquierda como tercera fuerza nacional contra todo discurso de resignación ante el hecho consumado de este régimen de miseria. Por eso insistimos en la búsqueda de un acuerdo político para conformar este gran frente realmente opositor e independiente a las variantes patronales del peronismo y la derecha liberal, para poner en pie una fuerza política que exprese en el Congreso lo que cada día denunciamos en las calles, e impulsar la pelea por soluciones de fondo a los graves problemas laborales, habitacionales, energéticos, ambientales y de derechos que agravian al pueblo trabajador, a la juventud, las mujeres y los pueblos originarios.

Como docente de historia, ser precandidato del Partido de los Trabajadores por el Socialismo en Chubut, electo por el reciente XVIII Congreso del partido, es un orgullo y un compromiso que espero honrar de cara a los miles que en Chubut apuestan a que la izquierda sea su referencia política en estas elecciones.

Te invito a firmar el petitorio por la unidad de la izquierda clasista y socialista aquí, y a acompañarnos para poner en píe comités de campaña para que esta fuerza política y social que se propone cambiarlo todo de raíz llegue al Congreso, para que la crisis la paguen los capitalistas, los que la generaron, y no el pueblo trabajador.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias