×
×
Red Internacional

Es uno de los hospitales de alta complejidad más importantes de la Provincia. Los trabajadores denuncian contratos precarizadores, cesanteos arbitrarios, persecución y hostigamiento. En los últimos días hubo más de quince despidos.

Sábado 5 de febrero | 17:23
Testimonio de trabajadores despedidos del Hospital Cuenca de Cañuelas - YouTube

El hospital de alta complejidad Cuenca Alta Néstor Kirchner fue fundado hace aproximadamente cinco años en la localidad de Cañuelas. Bajo articulación municipal, provincial y nacional, su capacidad de atención abarca toda la Cuenca Matanza-Riachuelo (General Las Heras, Marcos Paz, Pte Perón, San Vicente y Cañuelas), aunque recibe pacientes de todo el conurbano oeste y también de otras partes del interior de la provincia.

En la última semana alrededor de 15 trabajadores de diferentes sectores fueron cesanteados arbitrariamente, lo que destapó una situación de precarización laboral y hostigamiento, tras la fachada de un hospital de referencia y elevado desarrollo médico-tecnológico.

La planta de trabajadores asciende a casi 1000 personas, de los cuales en su mayoría tienen contratos precarios en forma monotributista, que son renovados cada tres o seis meses. Lo que prometió la ministra de salud, Carla Vizotti, en un acto realizado en diciembre, de pase a planta permanente para los y las trabajadoras del hospital, terminó en despidos encubiertos o no renovación de contratos.

Uno de los despedidos, Gerardo, que se desempeñó durante cinco años en el sector de emergencia en el traslado de pacientes de alta complejidad, enfermero y técnico en emergencias, sostuvo, "nosotros estábamos contratados desde el comienzo, inicialmente contratos de tres meses, después fueron semestrales, siempre a la espera de los nombramientos, de la planta permanente, que lo fueron prometiendo todos estos años. En diciembre se venció el último contrato que habíamos firmado, del cual hicieron una prórroga", contó y agregó, "ahora nos enteramos que no nos iban a renovar".

Asimismo, sostuvo que sufrió hostigamiento de su superior por denunciar irregularidades y por apoyar a sus compañeras que desde el departamento de género denunciaron acoso laboral.

Elías, licenciado en enfermería, afirmó: "yo vengo de haber sufrido primero hipertensión en la época de pandemia, después a raíz de eso, cuando me presenté a trabajar tuve un infarto, por el cual hoy como secuela me queda un stent permanente". Todo eso llevó al trabajador a tener que tomarse una licencia por enfermedad. En diciembre cuando la directora y su coordinador le hicieron una evaluación, le recalcaron que tenía muchas faltas, todas ellas justificadas por su situación de salud.

Más tarde el trabajador contrajo covid en la guardia de emergencia, a la que fue obligado a asistir aún siendo paciente de riesgo, la licencia otorgada también fue utilizado por las autoridades como excusa para despedirlo.

Elias afirmó, "hoy me quedo en la calle, sin obra social, porque la obra social me la estaba pagando yo, porque en monotributo no son buenas, y me quedo con medicación de por vida, 18 mil pesos tengo que pagar", recalcó, "hoy el Cuenca me despide me deja en la calle, encima sin darme las razones legalmente".

Los trabajadores sostuvieron que pelearán por la reincorporación a sus puestos laborales y llamaron a rodear de apoyo su lucha. "Es necesario que empecemos a despertar, les hablo a mis compañeros, nos están manejando con la cultura del miedo y no está bueno, que porque pensas distinto o le decís que no, ya no servís, o solamente porque sos grande. Hay que dar una gran pelea, hay que entender por una vez por todas que no somos una moneda de cambio", resaltó Elías

Por su parte Gerardo, afirmó, "jamás hemos faltado a nuestras obligaciones, nos cargamos la pandemia al hombro, tanto ’héroes’, tanto aplauso, hoy somos instrumentos descartables para el Cuenca, después de habernos expuesto a todo".

Para finalizar, Elías reflexionó, "el sistema de salud hace 20 años que funciona mal, pero la pandemia lo que hizo fue desnudar las carencias que tenemos en el sector, si bien es cierto que han abierto hospitales como el Cuenca, nosotros seguimos precarizados, en negro, no existimos. O sea si yo tengo una estructura pero no tengo el personal como tiene que ser, adecuadamente sigue siendo una falencia y una deuda de cualquier gobierno. Hasta que no tengamos hasta el último compañero en planta permanente va a seguir siendo una deuda de cualquier ministro que entre".




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias