×
×
Red Internacional

Desde su página web, YPF relanzó una campaña de homenaje por el 8 de marzo haciendo alusión a “la lucha y conquista de derechos” de las mujeres trabajadoras. Enormes yacimientos de cinismo para explorar en una empresa que precariza la vida de sus obreras, les asigna los peores puestos de trabajo y peor pagos y en la mayoría de sus plantas ni siquiera tienen baños propios.

Martes 9 de marzo | 19:54

Por segundo año consecutivo, este 8 de marzo –día internacional de lucha de las mujeres-, la portada de la página oficial de YPF SA publicó la campaña “un paso más, una injusticia menos”, en donde asegura a todo color que “felices son los días en que las mujeres conquistan nuevos espacios”. Sin sonrojarse, propone que “feliz día es cada vez que un torneo femenino es televisado”, o “cada vez que un medio tiene perspectiva de género”, que “feliz día es cada vez que una mujer se abre paso en la industria petrolera”, y sigue, con otras muchas maravillas que la empresa, vaya una a saber cómo, habría colaborado para que existan.

Sus geniales coach, tal vez, hayan tenido averiados teléfonos y computadoras, porque de otra forma deberían haberse enterado que en Argentina hay un femicidio por día. O que las mujeres originarias expulsadas de sus territorios por la petrolera no estarían muy de acuerdo con la campaña.

Deberían preguntarles a las mujeres que viven en los pueblos y ciudades cercanos a los campos de perforación y destilerías, a ver qué dicen. Si les gusta este “saludo” que tiene todas las formas de una burla (o una provocación). En esas ciudades, la pestilencia del petróleo se siente hasta cuando se duerme. El aire y el agua podridos envenenan la sangre y pulmones de los pibes, los ruidos son constantes y ensordecedores. Los permanentes “accidentes de trabajo” se llevan todos los años a varios laburantes, o los dejan “rotos”, expulsados del circuito laboral. Se vive a pocos metros de las fábricas, pero no hay gas natural, y para conseguir una garrafa hay que andar interminables cuadras, pagando precios cada vez más inalcanzables, porque los sueldos no alcanzan.

Habría que preguntarle a ellas, para ver cuántas llegan a ser “artistas que lideran un festival”, como reza la campaña.

La petrolera, que produce millones por minuto, lo hace a costa de precarizar la vida de miles de trabajadores y sus familias. Las trabajadoras mujeres, sea cual sea el gremio bajo el que se las haya agrupado, son quienes cargan con los peores puestos de trabajo – cocina, limpieza, asistencia, técnicas en seguridad, etc-, y con los peores sueldos. En la Destilería La Plata, la más grande del país, las mujeres que trabajan dentro de la Planta aun no cuentan -en su mayoría-, siquiera con baños propios. Ni qué hablar del constante acoso laboral por parte de jefes y supervisores.

Una campaña cínica, que no es más que una capa de pintura rosa, que no alcanza a tapar ni un poco los verdaderos intereses de empresarios y gobierno: sus negocios y el de todos sus amigos.

Las mujeres que sí celebramos nuestro día, somos parte de las miles y miles que ayer nos movilizamos para que dejen de matarnos, para terminar con la violencia patriarcal y machista, y por todas nuestras demandas. Es ahí donde radica nuestra fuerza.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias